naturaleza y ecosistemas

Ubicado en la cuenca alta del Pisueña, que lo atraviesa de norte a sur, presenta un paisaje dominado por los prados de siega salpicados de cabañas pasiegas, aunque sobre una topografía más suave que en los municipios más tradicionales de las zonas más elevadas del interior. Numerosos arroyos discurren por territorio municipal completando la riqueza fluvial y piscícola del municipio (anguila, salmón, trucha). Las zonas más llanas en la vega del Pisueña se organizan en terrazas fluviales ocupadas por mieses y pequeños núcleos de población. Las zonas más altas y abruptas son el reducto del bosque, destacando el Robledal de Zarrizuela, en la cabecera del arroyo Rubionzo y, sobre todo, el Hayedo de Aloños, llamado comúnmente “el hayal”, sobre la cabecera del arroyo Junquera. Los pinares de repoblación con pino albar, de menor interés ambiental, ocupan la ladera norte del Puerto de la Braguía, al sur del municipio. El curso del Pisueña queda englobado en el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) del río Pas, dentro de la Red Natura 2000, que conserva los hábitats más valiosos de Europa.

Se trata de un espacio dominado por el paisaje típicamente pasiego de prados y cabañas, en cuya vega se ubican barrios de poblamiento diseminado, y rodeado por las montañas de la divisoria Pisueña-Miera al este, el Alto de Campillo y los Picones de Sopeña; y Pas-Pisueña al sur, por la Braguía. En él, nace el río Pisueña, en el barrio del mismo nombre. El ecosistema protagonista es sin duda la pradería de siega, que proporciona pastos de altísima calidad, de un verde intenso y cuidadosamente conservados, y que han supuesto el principal medio de vida de sus habitantes hasta hace pocas décadas. Como consecuencia de la secular explotación ganadera, existen ya reducidos ejemplares del bosque autóctono, compuesto por cajigas y castañeras, en las zonas de mayor pendiente o en el parque de Valvanuz

PATRIMONIO HISTÓRICO Y CULTURAL

El Palacio de Soñanes destaca sobre el resto de la arquitectura nobiliaria y eclesiástica,  se trata de la construcción civil más suntuosa de la arquitectura barroca cántabra y referente del patrimonio regional. Fue mandado construir por D. Juan Antonio Díaz de Arce y Pérez del Camino, entre 1718 y 1722.

El palacio no es el único edificio civil de valor, ya que por todo el municipio existen casas solariegas, blasonadas o no, así como bellos ejemplos de casas tradicionales rurales.

También destacan las Escuelas Pías de los Padres Escolapios en Villacarriedo fundadas en el año 1746. El centro comenzó siendo muy pequeño, pero, con el tiempo, aumentó tanto el número de alumnos como la fama del colegio, alcanzando renombre nacional. A esta escuela han acudido numerosos alumnos ilustres, como son los casos del cardenal de Sevilla Luis de la Lastra y Cuesta, el biólogo Augusto González de Linares, el poeta León Felipe y el banquero Emilio Botín.

Como Patrimonio religioso destacan las iglesias de Santa María de Tezanos del S. XVII y San Juan Bautista de Santibañez del S. XVI.

Por otra parte, el municipio de Selaya se ubica en el nacimiento y cabecera del río Pisueña, afluente del Pas, en la divisoria con el valle del Miera y el alto Pas. A 36 Km de la capital, limita al noreste con San Roque de Riomiera, al noroeste con Villacarriedo y al sur con Vega de Pas. Está formado por las localidades de: Bustantegua, Campillo, Pisueña y Selaya (capital municipal).

Dentro del patrimonio religioso destacan la iglesia de San Juan Bautista y el Santuario de la Virgen de Valvanuz, ambos del siglo XVII. Junto al Santuario de Ntra. Sra. de Valvanuz se levanta lo que hoy se conoce como la Casa de la Beata, posiblemente porque ésta fue la residencia de la persona encargada del cuidado del santuario. Esta casa se acabó de reconstruir hacia 1990 y desde entonces es una casa-museo que acoge, entre otras cosas, una colección fotográfica de las famosas Amas de Cría Pasiegas. Tras el edificio existe una fuente que es, según cuenta la leyenda, donde la Virgen posó su pie.

Existen en el municipio numerosas casonas nobles de los siglos XVII y XVIII, como el Palacio de Donadío que data de finales del S. XVI y principio del XVII  (Bien de Interés Local), y las casas de Abascal Zorrilla, Miera y Linares.

Cabe destacar, tanto en el municipio de Carriedo como en el de Selaya, la relevancia del sector terciario, que se ha ido imponiendo progresivamente en el núcleo urbano del municipio, sobre un territorio de clara vocación ganadera tradicional. Se ha desarrollado en ambos un dinámico tejido comercial y administrativo. Los afamados Sobaos y Quesadas Pasiegos encuentran en estos municipios uno de los puntos claves de su próspera industria agroalimentaria, acompañada además de queserías y otras empresas de producción ecológica y artesanal.

Para saber más... visite www.vallespasiegos.com

Patrocinadores

consúltenos cualquier duda